¿Por qué permite Dios el sufrimiento?

«El hombre dijo: “No te necesito, Dios. Puedo construir mi mundo sin ti”. Dios dijo: “Si tomas esa decisión, sufrirás y morirás”. El hombre tomó esa decisión y comenzó a sufrir. Y ha estado muriendo desde entonces».

Mi abuela solía hacer colchas. Cuando era pequeño, no lograba entender cómo se vería el patrón que ella estaba diseñando porque siempre la veía cosiendo el lado interior. A veces, cuando subo a un avión, hay nubes oscuras y llueve. Pero unos minutos después, el avión atraviesa las nubes y puedo ver brillar el sol. Te puedo asegurar que por encima de las nubes en tu vida, el sol está brillando. Dios sigue ahí a pesar de cualquier tragedia que puedas estar experimentando.

¿Por qué Dios permite las tragedias? En 1976 estábamos en Guatemala cuando se produjo un terrible terremoto, y parecía que casi todo el país se estaba hundiendo. El presidente me preguntó si quería aparecer en televisión para explicarle a la gente por qué Dios permitiría que una tragedia tan grande ocurriera a su país.

El día que la música se detuvo

El 21 de noviembre de 1980, cuando el MGM Grand Hotel de Las Vegas se incendió, trajeron a los sobrevivientes al Centro de Convenciones, donde se estaban realizando las reuniones de nuestras Cruzadas. En una entrevista, el gobernador Robert List habló de que tan solo 24 horas antes, la gente estaba disfrutando un tiempo agradable en el MGM. «Y cuán rápidamente», dijo, «la música se ha detenido».

Algún día, para todos ustedes, si no conocen a Dios, la música se detendrá. Habrá terminado. La Biblia dice que «está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el juicio» (Hebreos 9:27, NVI).

La Biblia dice que Job perdió repentinamente toda su riqueza y sus hijos. Él no sabía que se estaba desarrollando una poderosa lucha espiritual. Satanás había acusado a Dios de hacer de Job su protegido y darle posesiones terrenales. El diablo dijo a Dios: Si le quitas todas esas posesiones, te maldecirá y se alejará de ti. Pero Dios contestó: Puedes hacerle lo que desees, pero no puedes matarlo. Entonces veremos (Job 1:11-12).

Job no preguntó nunca por qué le estaban ocurriendo esas cosas. Lo más cerca que llegó fue cuando dijo: «Dime qué es lo que tienes contra mí» (Job 10:2). Job estaba compartiendo su agonía espiritual con el mismo Dios a quien él no podía entender.

El sufrimiento trae consigo un mensaje

El sufrimiento nos transmite varios mensajes. El sufrimiento lleva un mensaje de misterio. La Biblia dice: «Grande es el misterio de nuestra fe» (1 Timoteo 3:16). Cuando me pidieron que explicara la tragedia del incendio en el MGM Grand Hotel, tuve que decir: «Hay un misterio en esta clase de tragedias. No sabemos la respuesta». Y tal vez nunca la sepamos hasta que Dios nos explique todas las cosas.

Para la humanidad, es un misterio aun saber por qué Dios creó la tierra. Es un misterio por qué puso personas sobre esta tierra. Pero Dios ha revelado respuestas a través de la Biblia y a través de la Persona de su Hijo, Jesucristo. En la Biblia usted encontrará las respuestas a las preguntas y los problemas de su vida. En la Biblia encontrarás las respuestas a las preguntas y los problemas de tu vida. Dios nos creó porque nos ama. Dios nunca quiso que hubiera tragedias y prejuicios, guerras y odio, lujuria y codicia, celos y orgullo. Dios quiso que la tierra fuera un paraíso, un lugar donde no hubiera muerte.

Pero el hombre se rebeló contra Dios. El hombre dijo: «No te necesito, Dios. Puedo construir mi mundo sin ti». Dios dijo: «Si tomas esa decisión, sufrirás y morirás». El hombre tomó esa decisión y comenzó a sufrir. Y ha estado muriendo desde entonces. La muerte física es solo la muerte del cuerpo, pero el espíritu sigue viviendo. Si su espíritu está separado de Dios por la eternidad, se perderá para siempre.

La Biblia enseña que Satanás es el autor del pecado. El pecado es la causa de que tengamos sufrimiento, incluyendo la muerte. Todos nuestros problemas y nuestro sufrimiento, incluyendo la muerte misma, son producto de la rebelión del hombre contra Dios. Pero Dios ha provisto un rescate por medio de su Hijo, Jesucristo. Por ese motivo murió Cristo en la cruz. Por eso resucitó.

En el sufrimiento también hay un mensaje de compasión. Jesús dijo: «Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron» (Mateo 25:35-36). Mientras el fuego avanzaba por el MGM Grand Hotel, vi equipos de emergencia, militares, el Ejército de Salvación, la Cruz Roja, médicos, enfermeras y personas que venían a donar ropa y alimentos. Vi la compasión en acción.

Unidad y consuelo

En el sufrimiento hay un mensaje de unidad. Los hijos mellizos de Isaac, Jacob y Esaú, habían estado discutiendo y peleando. Pero, cuando murió Isaac, fueron a enterrarlo. Por la muerte de su padre, los dos hijos se unieron.

Jesús oró, diciendo: «Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti» (Juan 17:21, RV60). Y así deberíamos ser como cristianos, uno en Cristo. Si hemos nacido de nuevo en la familia de Dios, somos hijos de Dios. Somos hermanos y hermanas.

El sufrimiento contiene un mensaje de consuelo. En 2 Corintios leemos: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios» (2 Corintios 1:3-4). Cuando usted ha sufrido una tragedia tiene un mayor sentido de identificación con otras personas que sufren tragedias. Podrá comprenderlas en esa situación de sufrimiento. Porque hemos sido consolados a través de la Palabra de Dios, podemos a su vez consolar a otros.

¿Cuál debería ser nuestra actitud hacia el sufrimiento?

Primero, debe ser de adoración. Deberíamos decir: «Oh, Dios, creo que Tú eres el gran y poderoso Dios. No entiendo todas las cosas que están ocurriendo en mi vida, pero, oh Dios, confío en ti».

Segundo, debemos pedir a Dios que nos enseñe todo lo que quiere que aprendamos acerca de Él, acerca de nosotros, acerca de los demás y de cómo podemos ministrar a los que sufren.

Tercero, nuestra actitud en el sufrimiento debe glorificar a Dios. Las personas nos van a observar como cristianos. Preguntarán: «¿Cómo puede ser que Cristo esté en control de su vida de tal forma que aun en esa situación pudo ayudar a los demás?».

Jesús sufrió y murió por nosotros en la cruz, pero Dios lo levantó de los muertos. Jesucristo está ahora sentado a la diestra de Dios el Padre, y Él ve nuestro sufrimiento. Ve nuestra vida cada día y sabe exactamente dónde estamos parados.

La Biblia enseña que debemos ser pacientes en el sufrimiento. Eso es lo que más cuesta: ser pacientes y cantar canciones incluso en la oscuridad. Las lágrimas se convierten en telescopios hacia el cielo, acercándonos un poco a la eternidad.

Creo que en el sufrimiento también hay un mensaje de advertencia. El profeta Amós dijo: «¡Quedaron como tizones arrebatados del fuego! Con todo, ustedes no se volvieron a mí», afirma el Señor. «Por eso, Israel, voy a actuar contra ti; (…) ¡Prepárate, Israel, para encontrarte con tu Dios!» (Amós 4:11-12). ¿Está usted preparado para encontrarse con Dios?

¿Qué tiene que hacer para estar listo? Dios tomó la iniciativa al entregar a su Hijo, Jesucristo. Dios dice: «Yo te amo. Quiero perdonarte. Quiero que vayas al cielo». Pero usted debe responderle.

¿Cómo responder?

Usted debe responder haciendo tres cosas.

Primero, arrepentirse de su pecados. Diga: «Señor, soy un pecador. Quiero arrepentirme de mis pecados». Esto involucra un cambio en la forma de pensar y de vivir. Jesús dijo: «A menos que se arrepientan, perecerán» (ver Lucas 13:3).

Segundo, usted debe recibir por fe a Jesucristo en su corazón. La fe significa un compromiso total. Significa que tiene que llevar su mente y sus emociones a Cristo por fe. Tiene que decir: «Señor, creo en ti. Creo que Jesucristo murió por mis pecados y es mi Salvador».

Tercero, debe estar dispuesto a seguirlo y servirlo como discípulo. Eso significa leer la Biblia, orar y testificar. Eso significa amar: «De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros» (Juan 13:35). La característica de todo creyente es el amor. Dios nos da su amor, un amor sobrenatural. Esa es la razón por la que los esposos pueden amarse en una nueva dimensión cuando conocen a Cristo. Es la razón por la que padres e hijos pueden amarse de una nueva forma cuando acuden a Cristo.

Reciba a Jesucristo en su corazón como Señor, Maestro y Salvador. Sígalo y sírvalo de ahora en adelante. Usted tendrá la certeza de saber que está preparado para encontrarse con Dios, sin importar lo que depare el futuro.

Esta es una traducción del sermón de Billy Graham publicado en la revista Decision en el número de agosto y septiembre de 1981.

© 1981 (revisado en 1994, 1999) BGEA.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 888-345-9191