Dios provee


 
Pues sabemos que, cuando se desarme esta carpa terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros por Dios mismo y no por manos humanas.
—2 Corintios 5:1 (NTV)

La muerte, para el cristiano, es el intercambio de una carpa por un edificio. Aquí estamos como peregrinos o gitanos; vivimos en un hogar frágil y endeble; y estamos sujetos a enfermedades, dolores y peligros. No obstante, en la muerte intercambiaremos esta carpa, que se derrumba y se desmorona, por una casa no hecha con manos y eterna en el cielo. El caminante errante alcanza su pleno potencial en la muerte y recibe el título de la mansión que nunca se deteriorará ni se desmoronará. ¿Crees que Dios, que ha provisto tan ampliamente para vivir, no ha hecho provisión para morir? La Biblia dice que somos forasteros en una tierra extranjera. Este mundo no es nuestro hogar; nuestra ciudadanía está en el cielo. Cuando un cristiano muere, va a la presencia de Cristo. Va al cielo para pasar la eternidad con Dios.

Read this devotion in English on BillyGraham.org.

Oración de hoy

Querido Señor, hoy mantenme consciente de que, como tu hijo, mi verdadero hogar no está en este mundo, sino que un día intercambiaré esta carpa por una casa hecha por ti en el cielo.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 888-345-9191