El favor inmerecido de Dios


 
Porque por gracia ustedes han sido salvados…
—Efesios 2:8

La “gracia”, según el diccionario, es el favor inmerecido de Dios hacia la humanidad. La Palabra «gracia» se emplea más de 170 veces solo en el Nuevo Testamento. La gracia no se compra. Es un regalo gratuito del Dios todopoderoso a la humanidad necesitada. Cuando imagino a Jesucristo morir en la cruz, veo el regalo gratuito de la gracia de Dios en Cristo que reconcilia el mundo con Él mismo. Canto con el compositor: “Sublime gracia del Señor que a un infeliz salvó; Fui ciego mas hoy miro yo, perdido y Él me halló”. Tu mente humana, con una filosofía de “devolver con igual los favores que se hacen”, apenas puede comprender todo significado de la gracia de Dios. Sin embargo, cuando captes mediante la inspiración de Dios todo su significado, ya no estarás limitado a razonar como humano y te deleitarás en las riquezas espirituales de la verdad y del privilegio divino.

Sí, la gracia de Dios es una realidad. Miles de personas han probado, han analizado y han demostrado que la gracia es más que un credo frío, una doctrina dócil o una teoría tediosa. La gracia de Dios ha sido probada en el crisol de la experiencia humana; y se ha descubierto que es más que un equivalente para los problemas y los pecados de la humanidad.

Read this devotion in English on BillyGraham.org.

Oración de hoy

Señor, en este día, ayúdame a tomar una conciencia más plena y más abundante de tu generosa gracia. Motívame a servirte.