Su presencia


 
«… a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos…»
—Filipenses 3:10

W. C. Burns, originario de la India, escribió: «¡Quién tuviese un corazón de mártir, aunque no lograse la corona de mártir!». La popularidad y la adulación son mucho más peligrosas para el cristiano que la persecución. Cuando todo va bien, es fácil perder nuestro sentido del equilibrio y nuestra perspectiva. Lo importante es andar con Cristo, vivir para Cristo y tener una ferviente deseo de complacerle. Entonces, pase lo que pase, sabemos que Él lo ha permitido para enseñarnos valiosas lecciones y para perfeccionarnos para su servicio. Él enriquecerá nuestras circunstancias, ya sean agradables o desagradables, por su presencia con nosotros.

Read this devotion in English on BillyGraham.org.

Oración de hoy

Señor, mi alma desea amarte y conocerte de manera más profunda. Perdóname por las veces que he puesto mis ojos en cosas que me alejan de ti.