La vida de Billy Graham en fotografías

Hace cuatro años, el 21 de febrero de 2018, Billy Graham falleció a la edad de 99 años, tras haber dedicado toda su vida a proclamar el Evangelio de Jesucristo.
A los 27 años, Billy Graham renunció a su púlpito en la Primera Iglesia Bautista de Western Springs, Illinois, para viajar como predicador itinerante con Juventud para Cristo, una organización fundada para ministrar a los jóvenes y a los militares durante la Segunda Guerra Mundial.
Billy Graham predicaba con pasión tanto en su discurso como en su lenguaje corporal. Hablaba con confianza y elocuencia, pero decía que no era él quien movía a la gente hacia Cristo. «La oración es crucial para la evangelización», decía. «Por más lógicos que sean nuestros argumentos o por más fervientes que sean nuestros llamados, nuestras palabras no conseguirán nada si el Espíritu de Dios no prepara el camino». Esta foto es de sus primeros días como predicador: la plataforma de un remolque sirvió como escenario en este evento.
Mientras asistía a Wheaton College, Billy Graham conoció a Ruth Bell, y pensó que ella era la mujer que Dios había preparado para estar a su lado. Su inteligencia, su sentido práctico, su ingenio, su determinación y su amor incondicional por Jesús lo atrajeron. Después de un breve tiempo de incertidumbre durante su noviazgo, el 6 de julio de 1941, Billy recibió una carta de Ruth que decía: «Me casaré contigo». Rápidamente compró un anillo de compromiso. Poco más de dos años después se convirtieron en marido y mujer, graduados universitarios y compañeros de ministerio para toda la vida.
Una Cruzada en 1949 en Los Ángeles llamó la atención del magnate de prensa William Randolph Hearst. La cobertura mediática nacional e internacional lanzó a Billy Graham a la fama. La Cruzada, que estaba planeada para durar tres semanas, se prolongó hasta durar 8 semanas.
Billy y Ruth Graham tuvieron cinco hijos: Gigi, Anne, Ruth («Bunny»), Franklin y Ned.
 Billy Graham y Cliff Barrows empezaron a grabar el programa de radio Hour of Decision [Momento de decisión] en 1959. El Sr. Graham siempre buscó utilizar todos los medios posibles para difundir el Evangelio. Su ministerio creció con el uso de la radio, la televisión, los medios impresos e internet. Encuentra aquí los videos de los sermones clásicos de Billy Graham.
Durante una Cruzada de cinco días en Seúl, Corea del Sur, Billy Graham predicó a más de 3 millones de personas. La Cruzada de 1973 fue la mayor de su historia.
Compartir el Evangelio con millones de personas en todo el mundo a menudo implicó largos periodos de tiempo sin ver a su esposa e hijos. Billy y Ruth Graham realmente apreciaban el tiempo que tenían juntos.
Billy Graham invirtió su tiempo con personas de todas las edades, razas y orígenes durante sus viajes, incluidos estos niños durante una visita a África en 1960.
Billy Graham visitó las casas bombardeadas en Belfast, Irlanda del Norte, en 1972. Una vez dijo: «La guerra es solo una faceta del gran problema de la maldad en el corazón que ha caracterizado a la raza humana desde el principio».
Mientras visitaba el restaurante Westside Deli en Cleveland, Ohio, en 1972, Billy Graham escuchó que la madre del propietario lo admiraba. Él decidió llamarla por teléfono para saludarla.
Billy y Ruth Graham residían en Montreat, Carolina del Norte, donde podían respirar aire fresco y pasar muchas horas con sus Biblias abiertas en compañía del Señor.
La primera reunión pública de total integración racial que se celebró en Sudáfrica fue la Cruzada de Billy Graham en Durban en 1973. Billy Graham le dijo a la multitud: «El cristianismo no es una religión de blancos. No permitan que nadie les diga nunca que es de blancos o de negros. Cristo le pertenece a todas las personas». El Sr. Graham también celebró una Cruzada en Johannesburgo ese año, casi 20 años después de haber recibido las primeras invitaciones para predicar en Sudáfrica. Billy Graham dejó en claro que no aceptaría una invitación a menos que la Cruzada fuera integrada racialmente. Dos décadas antes, en una Cruzada en Chattanooga, Tennessee, él personalmente retiró las cuerdas que segregaban a la multitud.
Las tres hijas pequeñas de Billy Graham y su esposa, Ruth, corrieron a saludar a su padre y marido en la cubierta del transatlántico Queen Mary tras su llegada a Nueva York el 6 de julio de 1954, después de una gira de predicación de cinco meses por Gran Bretaña y Europa Occidental. Anne, de 6 años, corre a sus brazos, seguida por Ruth, de 3 años, y Virginia, de 8.
Billy y Ruth Graham sonríen en honor a la inauguración de la avenida Billy Graham Parkway, donde más tarde se construiría la actual sede de la Asociación Evangelística Billy Graham y la Biblioteca Billy Graham en la ciudad natal de Billy Graham, Charlotte, Carolina del Norte.
Billy Graham fue pastor de muchos presidentes, entre ellos Lyndon B. Johnson, que en una ocasión dirigió estas palabras al Sr. Graham: «Nadie sabrá nunca cuánto me ayudaste a aligerar mi carga, ni cuánta calidez trajiste a nuestra casa… Mi mente se remontó a aquellas solitarias ocasiones en la Casa Blanca en las que tus oraciones y tu amistad ayudaron a sostener a un presidente en su hora de prueba».
Billy y Ruth Graham celebraron 50 años de matrimonio en 1993. Ruth decidió probarse el vestido que ella misma hizo para su boda.
«Si solo pudiera dar un consejo a un nuevo cristiano, sería éste: Desarrolla la disciplina de pasar tiempo a solas con Dios cada día», dijo Billy Graham. «Ya sea que lo llames tu tiempo en silencio, o tu devoción diaria, no hay sustituto para un tiempo diario a solas con Dios”.
Billy Graham se conmovió hasta las lágrimas por las víctimas del ciclón en Andhra Pradesh, India, en 1977.
Ruth y Billy Graham disfrutan un tiempo tranquilo en casa en 1967. La inscripción en alemán sobre la chimenea es el título del famoso himno «Una fortaleza poderosa es nuestro Dios».
Billy Graham jugando con sus hijos mientras hablaba con Ruth.
George Beverly Shea, Billy Graham y Cliff Barrows eran amigos muy cercanos. El Sr. Barrows, que falleció el 15 de noviembre de 2016, dirigía los coros de las congregaciones y de las Cruzadas en todo el mundo. El Sr. Shea, que falleció el 16 de abril de 2013, a menudo cantaba melodías cristianas con su famosa voz de barítono antes de que el Sr. Graham predicara. Aquí, los tres están en el escenario del programa de televisión La hora de la decisión, en 1952. Aunque no tenía dotes musicales, el Sr. Graham hizo una excepción y cantó con ellos en 1984.
La historia de amor de Billy y Ruth Graham fue única y memorable. Los dos estuvieron casados durante más de 60 años, hasta el día en que Ruth se fue con el Señor en 2007. «Mi esposa decía a menudo: “Un buen matrimonio consta de dos buenos perdonadores”», dijo Billy Graham.
Billy Graham predicó en la catedral ortodoxa de Timisoara (Rumania) en 1985. Una multitud estimada en 150 000 personas lo recibió en la plaza pública.
Billy Graham y Cliff Barrows grabando el programa de radio Hour of Decision [Momento de decisión] en las pirámides de Egipto en 1960.
Billy Graham en Vietnam en Navidad a mediados de la década de 1960. Durante su visita, fue a hospitales y oró con los soldados. También predicó y cantó con ellos «Noche de Paz». «En medio de esa guerra», dijo, «los hombres hacían las paces con Dios en Nochebuena».
En las montañas de Carolina del Norte, Billy Graham disfrutaba pasando tiempo con sus 19 nietos.
Billy Graham dijo: «Nuestra juventud busca desesperadamente un propósito y un significado para sus vidas». Aquí, responde a las preguntas de un grupo de jóvenes en el Eurofest en Bruselas, Bélgica, en 1975.
Billy Graham con su hijo mayor, Franklin (en medio), quien ahora dirige la Asociación Evangelística Billy Graham, y su nieto, Will Graham (derecha), quien ahora es director ejecutivo del Centro de Formación Billy Graham en The Cove. Ambos continúan su legado, predicando el Evangelio en todo el mundo.
Billy Graham en Nueva Orleans, Luisiana, en 1954. El Sr. Graham predicó el Evangelio a más personas en directo que nadie en la historia: casi 215 millones de personas en más de 185 países y territorios. Sin embargo, siempre aclaró que el crédito no era suyo sino de Dios: «Si algo se ha logrado a través de mi vida, ha sido únicamente obra de Dios, no mía, y solo Él debe recibir el crédito».