La luz del mundo


 
El Señor es mi luz y mi salvación… - Salmos 27:1

Debajo del retrato de Peter Milne, colgado en la iglesia que fundó en la pequeña isla de Nguna de las Nuevas Hébridas, se encuentran estas palabras: «Cuando llegó, no había luz. Cuando murió, no había oscuridad». Cuando Cristo vino al mundo, no había luz. Mateo (al citar a Isaías) dijo sobre Él: «El pueblo que habitaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido» (Mateo 4:16). Harry Lauder dijo una vez que en su niñez podía saber dónde estaba el farolero «por el rastro de luz que dejaba detrás de él». Cristo fue el farolero celestial. Dondequiera que Él iba, la oscuridad de medianoche del pecado y la desesperación desaparecían ante Él.

Read this devotion in English on BillyGraham.org.

Oración de hoy

Mi corazón y mi alma te alaban, mi Redentor resucitado, por la luz que penetra en la más profunda penumbra y transforma nuestras vidas con tu amor.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 1-877-247-2426