¿Te rindes?


 
«Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás». - Efesios 2:10, NTV

La felicidad y todos los beneficios ilimitados que fluyen del almacén del cielo dependen de nuestra relación con Dios. La dependencia y el rendimiento absoluto son las condiciones para ser su hijo. Solo sus hijos tienen derecho a recibir aquellas cosas que se prestan a la felicidad; y para ser su hijo, tiene que haber entrega de nuestra voluntad a Él.

Tenemos que reconocer que somos pobres antes de ser hechos ricos. Tenemos que admitir que estamos desamparados antes de que lleguemos a ser hijos de adopción. Cuando nos damos cuenta de que toda nuestra bondad es como un trapo sucio ante los ojos de Dios y ganamos consciencia del poder destructivo de nuestros deseos obstinados; cuando comprendemos nuestra dependencia absoluta de la gracia de Dios por medio de la fe y nada más, entonces hemos comenzado el camino hacia la felicidad.

Las personas no llegan a conocer a Dios a través de buenas obras, sino solo mediante la fe a través de la gracia. Uno no puede trabajar para ganar el cielo y la felicidad. Uno no puede alcanzarlo por medio de esfuerzos moralizadores o reformadores. Tampoco puede uno comprar su camino al cielo. Esto solo se puede alcanzar como un regalo de Dios a través de Cristo.

Read this devotion in English on BillyGraham.org.

Oración de hoy

Haznos comprender siempre, Señor Jesús, que es a través de la gracia que llegamos a conocerte; que es por lo que Tú has hecho que somos justificados delante de ti.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 1-877-247-2426