Noviembre es el Mes Nacional de la Adopción

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.

Juan 1:12

Si usted ha tomado la decisión de seguir a Jesucristo como su Salvador, su vida ha sido tocada directamente por la adopción: Dios mismo lo ha adoptado como su hijo.

Muchos cristianos que deciden adoptar o acoger a un niño temporalmente le dirán que fueron inspirados a hacerlo como un reflejo del amor de Dios por sus hijos.

También es muy probable que le comenten que la decisión de adoptar o de acoger menores temporalmente nunca debe tomarse a la ligera. Siempre debe acompañarse de mucha oración y búsqueda del alma.

Cada adopción es única, y es posible que se encuentren involucrados muchos corazones frágiles —incluidos los del adoptado, la familia adoptiva y la familia biológica— y puede ser un viaje largo y difícil. Pero, en el mejor de los casos, la adopción es un hermoso acto de amor que da a un huérfano el inigualable regalo de un hogar seguro y una familia de pertenencia.

Mientras vivamos en este mundo roto y caído, los seguidores de Cristo están llamados a «atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones» (Santiago 1:27). Pero lo hacemos con la alegre expectativa de que en el Reino de Dios no habrá más huérfanos.

«Si hemos entregado nuestras vidas a Cristo, Dios nos ha adoptado en su familia», escribió una vez Billy Graham. «Él es ahora tu amoroso Padre celestial, y tú eres ahora su hijo, nacido espiritualmente en su familia».

Mientras los Estados Unidos reconocen el mes de noviembre como el Mes Nacional de la Adopción, esperamos que la siguiente historia de adopción sea una fuente de ánimo e inspiración. 

«Dios tenía un plan para mi vida»

>> Lea la historia de cómo Dios convirtió la tragedia en gozo para esta niña coreana adoptada.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 888-345-9191