Dios nunca te dejará

Esta es la tercera parte de la serie Refrigerio para el alma cansada.

 

«…les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo». —Mateo 28:20.

El mundo sigue intentando regresar a la normalidad. Y a medida que el distanciamiento social y las regulaciones respecto al uso de mascarillas se desvanecen, es posible que hayas esperado que tus preocupaciones también desaparezcan. Pero no es tan fácil sacudirnos de esa nube oscura que se convirtió en un compañero familiar a lo largo de los últimos meses.

Dios, ¿sigues ahí?

No es ningún secreto que la salud mental se desplomó durante la pandemia. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron que el 40 % de los adultos de los Estados Unidos lucharon contra la depresión, la ansiedad, los pensamientos suicidas y el abuso de sustancias en el 2020.

Así que, si estás luchando con sentimientos persistentes de soledad, ansiedad y descontento, respira hondo. Has soportado mucho. Y Dios no está sorprendido por lo que estás experimentando ahora.

Comienza a procesar tus pensamientos y emociones a la luz de estas verdades de su Palabra:

1. Los desafíos son una señal del amor de Dios por ti.

Dios es un Padre paciente que conoce nuestras limitaciones humanas. Pero Él nos ama demasiado como para dejarnos tal como somos.

Su Palabra dice: «Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido» (Proverbios 3:12) y «Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina?» (Hebreos 12:7).

¿En qué área de tu vida Dios te está desafiando a crecer?

«Si miramos la vida desde el punto de vista humano, nos parecerá un gran misterio. Confía y cree que lo que ha sucedido es para tu propio bien». —Billy Graham

2. Tu fe está creciendo a través de esta prueba.

Por lo general, el crecimiento no es fácil. Piensa en un bebé que está en plena dentición, o en los adolescentes y sus cambios hormonales, o en los dolores de un cuerpo envejecido. Sin embargo, en su infinita sabiduría, Dios a menudo usa las pruebas para profundizar nuestra fe y confianza en Él.

El apóstol Pablo, quien soportó prisiones, naufragios y golpes por causa de Cristo, le escribió a los demás creyentes: «Nos regocijamos en nuestros sufrimientos, sabiendo que el sufrimiento produce persistencia, y la persistencia produce entereza de carácter, y el carácter produce esperanza» (Romanos 5:3-4).

¿Cómo se ha profundizado tu fe en los últimos meses?

«El dolor y la tragedia son a menudo algunos de los mejores maestros de la vida. No importa cuán mala sea la situación, ya sea una crisis que altera la vida o un esguince de tobillo, nos enseña que hay algo más importante que las cosas temporales. A través de estas dificultades, podemos entender mejor a Dios y aprender a confiar más en Él, fortaleciendo nuestra fe». —Will Graham

3. Incluso cuando tú cambies, Dios nunca lo hará.

Para los seguidores de Cristo, el cambio es inevitable. La definición de arrepentimiento es alejarse de las cosas mundanas y volverse hacia Cristo. Y a medida que buscas honrar a Dios con tu vida, eso podría conducir a cambios de trabajo, mudarte de casa y nuevas relaciones.

Cuando te encuentras en un nuevo territorio, Dios es el mismo. Promete permanecer cerca, incluso en esta nueva normalidad: «Aun en la vejez, cuando ya peinen canas, yo seré el mismo, yo los sostendré.
Yo los hice, y cuidaré de ustedes; los sostendré y los libraré». (Isaías 46:4).

¿Qué aspecto del carácter de Dios es especialmente significativo para ti en este momento?

«He “visto” su gloria… su carácter… en la nube oscura. He experimentado la fidelidad de Dios para satisfacer mis necesidades, su gracia para derramar sus bendiciones a través de la familia y los amigos, su fuerza para permitirme resistir las pruebas triunfalmente, y su bondad para sacarme adelante un día a la vez». —Anne Graham Lotz

4. Recuerda, no serás perfecto.

Si bien Dios nos invita a asumir su naturaleza justa y dejar atrás nuestra naturaleza pecaminosa, Él no exige perfección. Él sabe que tropezaremos, y está listo para recogernos cada vez que caigamos.

A medida que busques glorificar a Dios en este mundo quebrantado, necesitarás gracia a lo largo del viaje. Pablo animó a los filipenses con estas palabras: «Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús». (Filipenses 1:6).

¿Cómo puedes liberarte de la presión de ser perfecto?

«Recuerden, para aquellos que se arrepienten y confían en Cristo para el perdón de los pecados, todos sus pecados, pasados, presentes y futuros, fueron cancelados en la cruz». —Franklin Graham

>> ¿Estás caminando con Cristo? Acéptalo como tu Señor, Salvador y Amigo hoy.

Otros artículos en esta serie:

  1. Dios te ama.
  2. Dios proveerá.
  3. Dios nunca te dejará.
  4. Dios peleará por ti.
  5. Dios te dará paz.

1 Billy Graham Parkway, Charlotte, NC 28201

Número local: 704-401-2432

Llame sin costo: 888-345-9191